em sudafrica
Presidente Maduro: En Quito triunfó la paz y debemos consolidar ese espíritu PDF Imprimir E-mail

3Caracas, 22 de septiembre de 2015 (MPPRE).- El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, destacó la importancia del diálogo sostenido en la ciudad de Quito (Ecuador) con su homólogo de Colombia, Juan Manuel Santos, como un paso para la construcción de una frontera de paz, legalidad y respeto entre naciones hermanas.

Las declaraciones las realizó durante la emisión N° 40 de su programa en "Contacto con Maduro", desde la Casa Amarilla, sede de la Cancillería de Venezuela, donde resaltó el papel de las presidencias pro témpore de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) para propiciar el encuentro entre los gobiernos de Venezuela y Colombia con un norte definido, la paz y el reencuentro.

«Quiero agradecer públicamente y felicitar a la presidencia ecuatoriana de nuestra Celac, a la presidencia uruguaya de Unasur, al compañero Rafael Correa (presidente de Ecuador) y Tabaré Vázquez (presidente de Uruguay) a sus cancillerías, por todas las gestiones (...). Como decía el presidente Tabaré Vázquez en varias conversaciones él mismo lo declaró, hemos demostrado que estamos en otra América», afirmó Maduro.

El Jefe de Estado resaltó que la reunión de Quito fue una «alta lección de la nueva diplomacia presente en la región» donde no hay cabida a guerras, solo hay espacio para el respeto y la hermandad. «Antes cuando habían conflictos, como el que hemos tenido en las últimas semanas en la frontera colombiana, o terminaba todo mal en una confrontación entre pueblos, o tenían que venir los imperios del mundo a decir "a portarse bien", ese tiempo se acabó».

En esta línea, Maduro agregó que «se acabó el tiempo de los imperios en América, ahora somos nosotros mismos quienes procesamos nuestras diferencias, canalizamos nuestros procesos, vemos las realidades y podemos, con la compañía y el ojo de los pueblos» encontrar soluciones ajustadas a las necesidades de las naciones y a puertas abiertas con el pueblo, con miras a garantizar su bienestar y la verdadera paz de la región.

«Estamos en otra época, aquí ya no están sonando las trompetas de la guerra, ¡no van a sonar más las trompetas de la guerra! Aquí lo que están sonando son los campanazos de una nueva era de paz, de coexistencia, de entendimiento. Son tiempos de paz los que debemos vivir, los que estamos viviendo y que respetemos, como dice el comunicado oficial (de Quito) los distintos modelos sociales, económicos, políticos que convienen en una América diversa», aseveró el Mandatario venezolano.

Diálogo franco

El líder bolivariano afirmó que los temas que definen la problemática presente en la frontera colombo-venezolana están dotados de alta complejidad, por lo que la franqueza y la convicción por lograr soluciones comunes fue la columna del diálogo, en la cual el respeto a los modelos políticos y una voluntad para enfrentar en conjunto los flagelos de la ilegalidad en la frontera, fueron las solicitudes del Gobierno Bolivariano en búsqueda de la paz.

«Lo que íbamos a hacer (en la reunión de Quito) era una gestión para la paz, en circunstancias muy duras y difíciles. Porque yo iba decidido, como lo hice, a hablar franco, claro y contundente, como hablé, pero siempre con respeto (...). El objetivo central de todo este esfuerzo es mancomunar esfuerzos con el Gobierno de Colombia, con la sociedad colombiana, junto al Gobierno Bolivariano y revolucionario, socialista y chavista de Venezuela y el pueblo y la sociedad venezolana, para ir a un proceso profundo de transformación de toda la frontera para construir una frontera de paz, trabajo y prosperidad», sentenció el máximo representante del Ejecutivo venezolano.

Nicolás Maduro afirmó que a pesar de las aspiraciones de la ultraderecha para que el diálogo de paz fracasara, la voluntad política de ambos gobiernos garantizó un paso importante para unificar esfuerzos, lograr un punto de equilibrio y coexistencia en la frontera, en pro de la construcción de nuevas relaciones de respeto mutuo y esfuerzos a favor de los intereses de los pueblos tanto de Venezuela, como de Colombia.

«Tenemos que buscar un punto de equilibrio entre dos modelos, dos formas de ser distintas, el modelo que está en Colombia y el modelo bolivariano de Venezuela. Un modelo de coexistencia común, tenemos que reconocerlo, somos distintos, somos hermanos, pero somos distintos (...). Nosotros respetamos absolutamente el modelo que rige a Colombia, respetamos su opción de sociedad», aseveró Maduro. /Simón Díaz

 

Otras Noticias

Videos Portada

botomtramites
bot twitter
bot cne
bot telesur
bot cadivi
bot vtv
bot gobierno
bot radiosur